Piropos: de la cortesía a la vulgaridad en Bucaramanga

Algunas mujeres han tenido que cambiar su forma de vestir y hasta de caminar por temor a las expresiones vulgares que deben enfrentar en las calles por parte de algunos hombres. Y es que el acoso callejero se ha convertido en un verdadero calvario para muchas de ellas, que ya hasta temen salir por temor a ser irrespetadas.

Le puede interesar: Murió motociclista tras ser arrollado por una turbo en Cimitarra

Algunos hombres manifestaron que hoy lo piensan dos veces antes de piropear a las mujeres ya que algunas lo toman como de doble intención, cuando antes un piropo normal era sinónimo de cortesía.

Nicolle Ardila, psicóloga del programa Mujer y Equidad, señaló que se considera acoso callejero cuando alguien se mete en la intimidad del otro, y aseguró que ninguna mujer debe sentirse culpable por su manera de vestir o por sus atributos físicos, por los que muchas veces son señaladas en las calles.

Le puede interesar: Aumentan adultos mayores en las calles del área

Lo que si es cierto es que algunas mujeres han optado por cambiar su forma de vestir, y en algunos casos evitan transitar por ciertos lugares donde son acosadas con palabras vulgares.  Otras, simplemente, se han acostumbrado de manera despreocupada al diario vivir.

(Visited 229 times, 2 visits today)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *