UN HIJO PERDIDO POR CULPA DE LAS DROGAS

Desde los 11 años, Nataly Mayorga estuvo inmersa en el mundo de las drogas, una situación que le hizo cambiar su vida cuando apenas debió comenzar a disfrutarla.

A los 13 años se convirtió en mamá, siendo tan solo una adolescente que ni siquiera imaginaba lo que significaba tener un hijo.

Pese a que Nataly era la madre biológica, fue a la abuela a quien le dieron la custodia del menor, porque la adolescente continuaba consumiendo drogas.

Cuando Jeison Alexander cumplió un año, el Bienestar Familiar se lo quitó a la familia. Desde entonces han pasado 18 años, y Nataly no volvió a saber nada de su hijo.

Nataly siguió su vida en el oscuro mundo del vicio, situación que la llevó a la cárcel de mujeres de Bucaramanga, en donde estuvo recluida durante 16 meses. Al volver a la libertad se estrelló con la realidad y se dio cuenta de que no tenía nada en el mundo.

Fueron 15 años de vicios y vida desordenada, y aunque ahora tiene otros tres hijos, uno de sus anhelos es encontrar a Jeison, de quien solo conserva una foto.

Desde hace 8 años Nataly abandonó por completo las drogas, y se convirtió en ejemplo de que sí se puede salir de ese mundo que, según ella, acaba vidas y destruye familias.

La vida para Nataly no ha sido fácil. En medio de sus dificultades económicas intenta darle los tres hijos el amor que nunca le brindó a Jeison.

Ellos le confortan su alma, cuando la sombra del pasado se asoma a través de la memoria.

Lea también: Otra víctima mortal por accidente de moto

(Visited 17 times, 1 visits today)
Deportes Oro Noticias
Lo que pasa hoy en bucaramanga y las ultimas noticias de Santander, Floridablanca, Girón y Piedecuesta lo ves en Oro Noticias.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *